¿Por qué es importante hablar con tu bebé?

alejandra-hablar-con-tu-bebe

Para la mayor parte de las mamás, la primera conversación es espontanea, no planificada y natural, ya que casi siempre se da justamente después del nacimiento.

Cuando el papá toma en brazos al niño, a menudo permanece en silencio. En general, las palabras no le salen tan fácilmente.

Investigadores han acoplado dispositivos de grabación digitales a los vestiditos de los bebés, y han medido cuántas veces las mamás y los papás respondían a las vocalizaciones de los pequeños.

Para el estudio se recogieron más de 300 horas de audio. Cada niño fue estudiado en tres momentos: recién nacido, al mes y a los 7 meses. En cada edad, las mamás hablaban más a los niños respecto a los papás, y los niños tendían a responder más a las conversaciones de las mamás que a las de los papás.

Es interesante que los padres suelen responder preferencialmente a los niños relacionados con al género: al mes de edad, es más probable que los papás hablen con los varoncitos, y las mamas con las niñas.

Estos datos son más que meras banalidades interesantes – sabemos que cuanto más un niño esté expuesto al lenguaje, más facilidades tendrá para hablar, en el vocabulario e incluso en las relaciones interpersonales. Estos beneficios parecen durar años, si no toda la vida.

Los niños que no oyen hablar caen en lo que se llama “déficit de la palabra”. “El déficit de la palabra se refiere a la disparidad de palabras que los niños oyen y aprenden del nacimiento a los 4 años. Los niños de familias de rentas (lingüisticas) altas oyen hasta 30 millones de palabras más que las familias con una renta baja, en las que hablar, leer y cantar no tienen la misma importancia”, explica Ann O’Leary, vice-presidente y directora de Too Small to Fail, una organización que trabaja para ayudar a colmar el “déficit de la palabra”.

Aquí algunas situaciones que pueden usarse para hablar con el bebé:

1. El momento de cambiar el pañal se convierte en un momento para hablar: es un momento en el que tu niño tiene toda tu atención, por que aprovecha y empieza a hablarle. ¿No sabes qué decirle? Habla con sencillez del pañal o canta una canción infantil.

2. Usa cangurera: llevar a tu hijo contigo le da la posibilidad de oír todo lo que dices. No te perderás ninguno de sus ruiditos. Los niños que vienen llevados así lloran menos. La cangurera se ha asociado a significativos beneficios médicos tanto para la madre como para el niño.

3. Canta: ¡Si no sabes qué decir, canta! Aunque creas que no tienes una buena voz, tu niño será feliz incluso con pequeñas melodías. Yo consigo pasar más tiempo cantando a mi niño que manteniendo una conversación.

4. Lee en voz alta: en nuestra unidad de terapia intensiva neonatal, hay algunos padres que llevan un libro y se sientan junto a su bebé para leerle en voz alta.

Fuente: http://www.aleteia.org

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*