¿Te estás convirtiendo en la mamá de tu pareja?

alejandra-mujeres-en-red-sindrome-wendy

¿Cuantas veces te has descubierto que actúas como una madre dando órdenes, diciendo qué hacer o cómo hacerlo? Y peor aún ¿te has visualizado sobreprotegiéndolo o haciéndole todo?

Si te has sentido de esta manera es probable que tengas una relación en la que estás actuando más como una madre que como una novia o esposa.

Debes estar consciente que sobreprotegerlo y hacerle todo le impedirá crecer y madurar, y a ti no te permitirá enfocarte en tu propio crecimiento.

Cuando esto sucede, los especialistas aseguran que se trata de una relación de codependencia en la cual la mujer “necesita ser necesitada”.

Este tipo de relaciones suelen ser resultado de una combinación de complejos, en los que  existe una persona que juega el rol de víctima y otra de salvador.

Inconscientemente buscamos como pareja a una persona que nos complemente, por lo que una mujer solucionadora de conflictos buscará a un hombre a quien le guste dejar sus problemas en manos de alguien más para que le ayude a resolverlos.

El síndrome de Wendy

En 1983 el psicólogo Dan Kiley describió el síndrome de Peter Pan como un complejo que padecen aquellos hombres que se niegan a crecer y madurar, es decir, adultos que se rehúsan a asumir responsabilidades y compromisos.

Un año después habló del complejo de Wendy que, aunque no está incluido en los manuales psiquiátricos, describe las características de comportamiento de las mujeres que están dispuestas a desempeñar el rol de mamás de hombres inmaduros que no quieren crecer.

Características

El síndrome de Wendy se refiere a la necesidad de satisfacer y colmar de deseos a otra persona, que comúnmente suele ser la pareja o los hijos. Las influencias culturales hacen que sean las mujeres las que tienen una mayor probabilidad de padecer este problema.

Si bien este síndrome no tiene entidad clínica en los principales manuales diagnósticos, lo cierto es que existe una serie de características definitorias del mismo y que nos pueden ayudar a definir el perfil de una persona afectada por el síndrome de Wendy:

  • Persona a la que el perfeccionismo le lleva a sentirse culpable cuando algo sale mal, especialmente en lo que respecta a satisfacer a otros.
  • Se siente imprescindible; es ella quien debe encargarse de hacer las cosas.
  • Su idea de amor es igual a la de sacrificio. Se resigna al malestar, al cansancio y al resto de consecuencias negativas que trae consigo el desgaste debido al cuidado de otra persona.
  • Asume las responsabilidades y tareas de su Peter Pan, por lo que, en caso de no serlo, asume el papel de madre de su pareja.
  • Evita los conflictos e intenta hacer feliz a la otra persona dejando a un lado su propia felicidad.
  • Se disculpa o se siente culpable por las cosas que no le ha sido posible hacer.

Algunos especialistas afirman que las mujeres con este síndrome disfrutan tener el control sobre la vida de su pareja, por lo que justifican sus conductas y encubren con protección excesiva sus defectos y debilidades.

En pocas palabras, este comportamiento de sobreprotección refleja una distorsión del rol materno y, en la mayoría de los casos, una relación de codependencia en donde la mujer necesita sentirse indispensablepor inseguridad o miedo al abandono.

Algunos hombres buscan una mamá más que una esposa, por lo que si eres de las personas que desde pequeña ha cargado con las responsabilidades de los hermanos o del hogar, lo más seguro es que sigas el patrón y encuentres en este tipo de hombres “hijo” a quien cuidar.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*