Porqué sí y porqué no al viagra femenino

alejandra-mujeres-viagra-femenino

Acaba de salir al mercado el primer fármaco para tratar un trastorno sexual en mujeres fue aprobado en Estados Unidos, es el flibanserin, que ha sido llamado el viagra femenino. Sin embargo, su actuación difiere a la de la píldora azul y no está dirigida al total de las mujeres que sufren de problemas sexuales.

Flibanserin, que se venderá bajo el nombre comercial de Addyi, está aprobada para mujeres con desorden de deseo sexual hipoactivo generalizado adquirido (TDSH o HSDD, por sus siglas en inglés) y que están en edad reproductiva.

Addyi es un agente no hormonal que actúa sobre la serotonina, un neurotransmisor que tiene un papel importante en varias funciones fisiológicas como el sueño, la agresividad, los comportamientos alimenticios y sexuales y la depresión.

Algunos efectos secundarios que pueden presentar las personas son: náuseas, somnolencia, caída de la presión arterial y desmayos.

La decisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), se apoyó en los resultados de tres ensayos clínicos realizados en Estados Unidos y Canadá con una dosis de 100 miligramos en unas 2.400 mujeres no menopáusicas de 36 años de edad de promedio que padecían este síndrome de disminución de deseo sexual desde hacía cinco años.

La FDA define al TDSH como “un bajo deseo sexual que no se debe a una enfermedad psiquiátrica coexistente, problemas dentro de la relación ni a los efectos de un medicamento u otro fármaco”.

No en todos los casos la falta de deseo sexual significa que exista el desorden. De acuerdo con cifras dadas por Sprout Pharmaceuticals, creadora del fármaco, solo 10% de las mujeres padecen el transtorno en Estados Unidos.

“A la habitación llevamos factores sociales, religión, factores psicológicos, la pastilla es para las mujeres que tienen una disfunción biológica. Las mujeres que están muy cansadas, que tienen problemas con su pareja, ellas no tienen TDSH, eso es muy importante”, señalo Cindy Whitehead, CEO de Sprout Pharmaceuticals en conferencia de prensa este miércoles.

¿Cuál es la diferencias con el viagra?

El viagra trata un problema físico, la disfunción eréctil, para lo que actúa sobre los vasos de sangre alrededor de los genitales, no induce el deseo sexual. Addyi trabaja en el sistema nervioso central para inducir el deseo, que se produce en el cerebro.

Otra diferencia es que los hombres toman viagra antes de una relación sexual, mientras que Addyi se toma cada noche y sus efectos comienzan a notarse a las cuatro semanas, alcanzando un pico a las 8 semanas de uso, de acuerdo con el laboratorio.

La FDA señala como efectos secundarios mareos, náusea, fatiga, insomnio y resequedad en la boca. En los ensayos clínicos, las mujeres que tomaron el fármaco experimentaron un incremento el 37% en el deseo sexual.

No es para todas las mujeres

El medicamento está aprobado para mujeres en edad reproductiva pero podría funcionar para mujeres que ya pasaron la menopausia, aunque para ello se requiere mayor investigación, señaló la doctora Anita Clayton, médico que ayudó en las pruebas de Addyi y psiquiatra de la Universidad de Virginia.

“La mayoría de los ensayos concluyeron hace cinco años, hubo un estudio sobre su efecto en el TDSH en mujeres tras la menopausia y fue efectivo. Los efectos secundarios no fueron mayores de los que se vieron en las mujeres antes de la menopausia, como nausea y mareo”, dijo en conferencia.

“Podría funcionar, pero tiene que ser estudiado”, agregó.

Las pruebas aprobadas por la FDA fueron hechas a mujeres antes de la menopausia, quienes fueron elegidas como el grupo a atender primero, sin embargo, buscarán hacer mayores estudios en mujeres mayores, explicó.

Sin fecha de llegada a México

Sprout Pharmaceuticals señaló a CNNExpansión que están interesados en vender el producto en otros países, sin embargo aún no existe una fecha de llegada a México o América Latina.

Whitehead señaló en conferencia que buscarán expandir su mercado el próximo año y han tenido conversaciones con proveedores de salud de Europa y Canadá para hacerlo, sin que tengan aún una fecha para ello.

En Estados Unidos la pastilla comenzará a venderse el 17 de octubre y la FDA exige que los médicos que la receten pasen por un programa de certificación que les permita entender y explicar los riesgos de su uso. Las farmacias solo podrán despachar Addyi a pacientes que tengan una receta de un médico certificado.

La psicoterapia puede ser la respuesta para mujeres que presentan bajo deseo sexual pero no tengan TDSH, consideró Whitehead. El laboratorio cuenta con un cuestionario que puede servir en el diagnóstico del trastorno, pero piden se consulte con un médico.

(Con informacción de CNN)

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*